Moonlight-Novela Original. Prólogo y Capitulo 1

Prólogo

Patricia miró al depredador con furia. Luego, volvió la vista al bebé que tenía en brazos. Intentaba mantener sus brazos firmes y que no temblaran como sus piernas del miedo. Porque aunque era fuerte, seguía siendo una simple humana en medio de una manada de monstruos.
Giró en círculos unos segundos, mientras la “cosa” que tenía en frente la miraba con ojos hambrientos. En una pequeña instancia consideró arrojar al estúpido bebé que lloraba desconsoladamente probablemente por hambre, pero luego reflexionó: no podía dejar que el hijo de su mejor amiga fuera devorada por hombres lobos.
Entonces corrió. Corrió rápidamente, como pudo, con el bebé en sus brazos. Pero no pasó mucho tiempo hasta que la alcanzaron. Uno de ellos le arrancó el niño de los brazos, haciendo que éste caiga al suelo, probablemente quebrando su cráneo. Patricia gritó.
Otro, la tomó de los brazos, y la arrojó al suelo de una manera más violenta que al bebé. Su cara se estrelló contra el suelo, haciéndole sangrar. Patricia forcejeó un poco, pero luego se rindió.
Uno de ellos, el Alfa, se acercó a ella y puso su asqueroso pero fuerte pie en su espalda, dejándola incapaz de moverse. Entonces, Patricia supo que iba a morir. Que sus huesos no soportarían mucho más y que quizás se desangraría, para luego ser comida de lobo. Comenzó a sentir agua salada en sus mejillas y comenzó a sollozar. No era ese el final que quería para su historia.
¿Qué pasaría con su queridísima hija, con su amado esposo? ¿Qué pasaría con la promesa que le hizo a su mejor amiga de cuidar a su hijo? Volvió la mirada al pequeño, y lo último que vio fue a una asquerosa criatura morderle el cuello. Y luego sangre, mucha sangre.
Sintió como sus ojos se cerraron en el instante en el que la daga atravesó su cuerpo entero y no pudo abrirlos de nuevo. Estaba muerta. Y, en su oscuro interior, supo que el niño también.
Pero estaba equivocada. Justo en el momento en el que sus ojos se cerraron para siempre, un grupo de cazadores irrumpieron en el galpón donde todo había ocurrido y destruyeron a la mayor cantidad de ellos con sus armas de plata. Los que sobrevivieron, salieron corriendo del lugar para esconderse en lo más profundo del bosque.
La más joven de los cazadores, una muchacha de 25 años, descubrió al bebé en el suelo, sorprendentemente sano. Sólo sangraba un poco del cuello, donde algunos incisivos de lobo se veían marcados. Tomó al niño en sus brazos, para luego descubrir que era una niña.
Su compañero, George, se le acercó, preocupado. Ambos lo estaban. Era imposible que un bebé pudiera sobrevivir al ataque. No hacía falta comprobar que estuviera viva, porque estaba chillando y llorando, sin entender nada. Bueno, un bebé de 7 meses no puede entender nada de nada.
El líder de los cazadores dio un grito de aprobación: el lugar estaba despejado. Los veinte que eran desaparecieron rápidamente por la puerta, unos cuantos con el cuerpo de una humana en los brazos y George le hizo una seña a su compañera para que avanzaran juntos.
Ella, por su parte, miró a la niña. Sus ojos eran verdes esmeralda, un extraño color entre los humanos. Pero aún así, seguía pensando que era hermosa.
Limpió con un trapo de su bolsillo la sangre del cuello de la pequeña y le sonrió, tocándole la pequeñísima mejilla. La bebé se calmó. Caminando suavemente, susurró, sin saber si a la que se lo decía era a la niña o a ella misma:
—Te llamaré Blair.


Capitulo 1
Podría decirse que no tenía vida social. No tenía amigos, y nunca había besado a nadie. Mi “vida” se basaba en escuchar música, y leer, y a veces en escribir mis propias historias. Cuando era niña, no me interesaba tener amigos. Me gustaba encerrarme en mi habitación y hacer cualquier cosa. Y cuando llegaba la noche, me gustaba contemplar el cielo. La luna y las estrellas siempre me habían apasionado. Me encantaba la forma en la que ellas brillaban, hasta me pasaba días enteros dibujándolas de distintas formas. Hasta que Mamá venía y me obligaba a tomar mi medicina. Cuando tenía dos años o tres, descubrieron que era epiléptica, así que un científico amigo de Papá descubrió la forma en la que esos ataques desaparecieran. Debía tomar una pastilla todas las noches a las diez, y las noches de luna llena antes del anochecer. Mamá decía que la luna llena afectaba mi cerebro y las partes nerviosas que activaban la epilepsia. O algo parecido. La cuestión es que tomaba esa pastilla cada día de mi vida. Y funcionaba, ya que nunca había vuelto a sufrir otro ataque. Él único problema era que en las noches de luna llena debía tomar dos de ellas, y me hacían dormirme al instante. Así que las lunas llenas las veía sólo por fotografías. Pero eso me gustaba. Me encantaba pasar días enteros dibujando y escribiendo y leyendo libros y mirando fotografías del cielo.
Hasta que crecí, maduré, y las personas en mi escuela no eran muy amables que digamos. Nadie me invitaba a sus fiestas, y simplemente no hablaba con nadie. Y comencé a aburrirme. Me aburrí de los dibujos, de los libros y de las fotografías. Quería una vez en la vida sentirme cómoda conmigo misma, y que los demás también lo hicieran. Quería que me aceptaran, y quería que alguien me dedicara una sonrisa. Quería hacer reir a las personas como hacía con mi familia, y quería que alguien me contara sus secretos.
Pero mi reputación de antisocial ya estaba asignada. Las miradas malvadas de las chicas populares y de sus novios idiotas ya eran costumbre para mí. Los rechazos de todo el colegio eran algo normal y hubo un punto en mi vida en el que dejaron de importarme esas cosas. Porque ya todo estaba hecho.
Hice todo lo posible para cambiarme de escuela, pero comprendí que el problema era yo, porque no hablaba con nadie. Y si hablaba, discutía.
Como la vez que la capitana de las porristas, Jordan McAllister se enojó conmigo porque había ocupado su asiento en el salón. Como yo no se lo devolví, comenzó a decirme cosas horribles que nunca nadie me había dicho. Apartada social, autista, rara, fea y estúpida fueron algunos de todos los insultos. Entonces sí, con lágrimas y furia en los ojos, le devolví el estúpido banco. Bueno, lo di vuelta violentamente y “accidentalmente” cayó en su pie derecho, pero no me importó. Corrí al baño y me encerré allí hasta que la jornada terminara. No quería que nadie me viera. Sentía algo, pero no era enojo ni odio, era…vacío.
La tarde anterior, había leído una especie de blog de una chica que sufría de depresión, entre otras cosas como bulimia y anorexia, y que se había cortado las muñecas con un cuchillo. Decía que era una acción “liberadora” y que el dolor de su depresión se iba en cuanto la sangre salía de su cuerpo. Entonces, saqué de mi cartuchera la tijera que usaba para cortar papeles de colores, y con los ojos empañados y la mente nublada, clavé el metal en mis venas.
Dolió, como nada antes, pero no sentí nada de “liberador” así que después del cuarto corte arrojé la tijera llena de sangre al suelo. Me la quedé mirando unos segundos. Y cuando volví a mi muñeca, ésta estaba en perfecto estado. No había rastros de los cortes de la tijera, y mucho menos de la sangre. Lo único, la tijera estaba manchada. Entonces, me acerqué a la tijera, la tomé con mis manos temblorosas y luego grité. Porque la sangre comenzaba a tornarse negra.
Una profesora que pasaba por allí entró al baño y me preguntó si me pasaba algo, a pesar de que la puerta del cuartito nos separaba. Le dije que no, que me había quedado encerrada. Me sentí estúpida cuando abrió la puerta con facilidad, y guardé la tijera en la mochila.
No le conté a nadie lo sucedido, y tampoco volví a intentar sangrar de nuevo.
Pero empecemos de nuevo: mi nombre es Blair. Tengo 16 años y una extraña vida. Vivo en Cedarville, en el condado de Greene, Ohio, con mi familia. Mi padre, George; mi madre Alice; y mi hermano mayor Chris. Somos alrededor de cinco mil habitantes, tal vez más, tal vez menos, la cuestión es que todos nos conocemos entre nosotros. Todos conocemos al dueño de las panaderías, el señor Markson; todos conocemos a “Larry el de las noticias”, el irritante reportero del canal 9, “Las noticias de Cedarville”; y todos conocíamos a los directores de las escuelas.
Pero mi historia empieza con mi familia.
Con mi hermano no nos parecemos en nada. Su cabello es negro y sus ojos tienen un color miel que si fueran un poco más grandes se notaría más. Alrededor de su nariz y bajo sus ojos, miles de pecas se asoman, como estrellas en el cielo. Es altísimo y tiene un cuerpo totalmente tonificado con músculos que consiguió gracias al gimnasio. Y una sonrisa blanca resplandeciente.
Yo, por mi parte, tengo ojos enormes y verdes esmeralda. Mamá dice que son unos ojos enigmáticos y hermosos, pero yo no los encuentro tan maravillosos. Mi cabello es rubio y me llega hasta un poco más de los hombros. Y lejos del cuerpo tonificado de Chris, el mío es casi puro hueso. Soy flaquísima y no es que lo presuma, pero es que puedo comer kilos de pan y nunca engordar. No sé si tomar eso como algo bueno o malo de mí, ya que me gustaría tener unos kilitos más y un poco más de curvas. Pero, dentro de todo, estoy conforme con mi cuerpo.
Y en nada nos parecemos en lo personal. Él está rodeado de gente que lo quiere, y de amigos, y de chicas, cuando yo prácticamente nunca me he relacionado con nadie y nunca he ni siquiera tocado a un chico.
Pero nos llevamos bien. Bastante, diría yo, ya que no suelo llevarme con las personas. Pero supongo que cuando has conocido a alguien desde que naciste debes relacionarte con ellos. Así es el caso de mi familia y yo. Son lo único y lo más preciado que tengo. Pero hay veces en las que siento que no pertenezco a mi propia familia. Es decir, todos ellos tienen ojos miel y cabello negro, excepto mi padre que lo tiene unos tonos mas claros. Pero el punto es que no me parezco a ellos. En nada.
Y eso me preocupaba. No es que me molestara ser adoptada ni que tenga algo en contra de eso, pero me gustaría haberlo sabido desde el principio, y el hecho de que no lo sabía concretamente, y no me sentía completamente de la familia Gallagher, hacía que algo en mí desconfíe de mi familia y de mí misma.
Todo esto en mi vida era normal. El aburrimiento, el rechazo, los medicamentos nocturnos y la buena relación con mi familia eran mi vida.



Hasta que un día todo cambió.

17 comentarios:

  1. Anónimo3.7.14

    Esta demaciado buena la historia siguela <3

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10.7.14

    Oye esta muy bueno el capitulo cuando subirás el próximo capitulo

    ResponderEliminar
  3. Esta muy asdfghjhgfdxcvbnm
    <3'
    siguela porfa!
    *-*

    ResponderEliminar
  4. .....Me encanto y no soy muy fanática de los hombres lobo y todo eso....Soy de CBA, avisanos cuando este el próximo capitulo. Me muero por que continué la historia :) Ademas, Muy buenas canciones, la verdad siento que estoy escuchando canciones de mi compu, por poco me olvido que no es mi música (Amo Taylor Swift, Drops of Jupiter y The band perry) Me voy a quedar un rato en tu blog y escuchar mas música jaajjaa Mil saludos... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Me hace muy bien leer esos comentarios♥

      Eliminar
  5. Anónimo25.8.14

    Holaaa, he podido descargar de tus libros con PDF, como hago con la novela?
    R

    ResponderEliminar
  6. Anónimo26.8.14

    Holaaa es muy buena la novela, cuando subís el tercer capitulo?

    ResponderEliminar
  7. Anónimo30.8.14

    holaaaaa wow me encanto tu libro y tienes mucho talento para esto deberias seguir y escribir el tercer cap ahsss me muero de ganas de poder leerlo yaaaa soy muy admiradora de tus obras ;)

    ResponderEliminar
  8. necesito más! me encantó ♥

    ResponderEliminar
  9. me encanto,necesito seguir leyendo,por favor publica mas capitulos!:)

    ResponderEliminar
  10. me encanto,necesito seguir leyendo,por favor publica mas capitulos!:)

    ResponderEliminar
  11. viste cuando te perdes, pero te perdes enserio en una historia y de repente y sin previo aviso termina y te quedas tipo que? y te dan ganas de gritar o correr o tan solo pegarle a algo. me encanto lo que escribís así que no podes dejarme así¡¡¡¡ donde esta lo que sigue? ah creo que soy tu admirador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! Lo siguiente está en mi página de WATTPAD. a la derecha del blog encontrarás el link. Muchas gracias y me alegro que te haya gustado :)

      Eliminar
  12. Me encanto!!!!!! Ya me atrape en tu libro, voy por los otros capitulos, gracias!!!!

    ResponderEliminar
  13. Tan solo leí el prologo y el capitulo uno y ya estoy atrapada en la historia!! es genial que estés escribiendo tu propio libro.mi nombre es Lucero te invito a pasarte por mi blog http://unanefilimyunaquimera.blogspot.com.ar/ besitos nos leemos.

    ResponderEliminar
  14. Tan solo leí el prologo y el capitulo uno y ya estoy atrapada en la historia!! es genial que estés escribiendo tu propio libro.mi nombre es Lucero te invito a pasarte por mi blog http://unanefilimyunaquimera.blogspot.com.ar/ besitos nos leemos.

    ResponderEliminar